¡Por Dios, que alguien le haga un semáforo a Maverick Viñales!

Después de entender que las salidas eran su Talón de Aquiles, en 2010 Jorge Lorenzo pasó por una sorprendente metamorfosis. Un cambio que le llevó a convertirse en uno de los mejores, sino el mejor, “salidor” de MotoGP. El método empleado fue todo menos la sofisticación que se espera de una ambiente como el de MotoGP. Nada de soluciones “ingenierísticas” sofisticadas, nada de electrónica de última generación, nada de soluciones de otro planeta…